Sin Poesía

Mil razones

Mil razones para pensarte,
cien para admirarte
y una sola para no olvidarte.

Por que durmiendo, soñaba contigo,
desperté y seguí soñando,
imaginé que existías,
sentí que te quería
pensé que te amaba y contigo volví a sentir que vivía.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + = 4