Sin Poesía

Tus ojos, mi café por las mañana

Quiero contarte…

Otra noche, una más sin poder dormir por culpa del café doble de sus ojos.

Somos aromas y esencias, no somos iguales, somos extraños en el mismo mundo.

La Tierra que gira a nuestro al rededor se detiene por un instante al mirarnos y me sumerjo por completa en su aroma.

Perfecto antídoto para permanecer despierta durante el día y ahogarme en él durante la noche. Es esencia, gusto, sabor, deseo y recuerdos.

Ese gesto suyo es adorable. Esa forma de intimar, persuadir y tomarme, me cautiva día tras día. Entre todos sus locos gustos estaba yo, ahí esperando cada mañana con mi inseparable taza de café, ese de sus ojos que me desvela cuando no esta.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

32 + = 37